Tratamiento Farmacológico de la Diabetes

Tratamiento Farmacológico de la Diabetes

El tratamiento farmacológico para la diabetes, no solo debe consistir en una serie de múltiples y diversos medicamentos que solo traten de disminuir los niveles de glucosa presentes en la sangre, sino también el de tratar todas las demás afecciones que son consecuencia de esta enfermedad.

Es decir los medicamentos no solo deben tratar los niveles de glucosa en la sangre sino también la hipertensión arterial, los trastornos que se presentan en el colesterol, las enfermedades que ocasionan problemas en la coagulación, entre otras. Es por esta razón que su prevención y cuidado son muy importantes para que la persona pueda disfrutar de una vida plena.

Los medicamentos utilizados para la disminución de los niveles de glucosa en la sangre pueden ser administrados por vía oral o también por medio de inyecciones. El más popular entre los medicamentos inyectados es la insulina y el más popular por vía oral seria la metformina.

Normalmente el tratamiento empieza con alguno de los dos medicamentos y luego al cabo de unos tres meses, se pedirá un examen de sangre para medir que los niveles de glucemia en la sangre se encuentren normales.

Si en el caso adverso no se encuentra la glicemia en los niveles normales con el medicamento, entonces el medico tomara la decisión de aumentar la dosis del mismo medicamento o de adicionar otro tipo de medicamento para lograr mantener la glicemia en un nivel normal. Y dado el caso en que los medicamentos orales no estén surtiendo efecto, entonces el medico decidirá empezar un tratamiento con insulina.

Antes de que nos coloquemos a relatar los diferentes medicamentos farmacológicos que puede haber para el tratamiento de la insulina, es importante resaltar que estos medicamentos no reemplazan bajo ningún motivo las medidas no farmacológicas para el tratamiento de la diabetes, como lo es una alimentación saludable y la actividad física.

Los cambios realizados en el estilo de vida es un factor importante en el tratamiento de la diabetes junto con la medicación recetada por el médico. Y estas no se excluyen una de la otra, sino más bien las practicas saludables ayudan a que se te reduzcan las dosis de los medicamentos, al igual que la cantidad de los mismos. Los medicamentos de los cuales se hablaran a continuación solo pueden ser recetados por el medico el cual lo esté tratando.

Glibenclamida

Pertenece al grupo de los medicamentos llamados sulfonilureas, este medicamento estimula a las células del páncreas para que aumenten su producción de insulina (también tiene el efecto de aumentar la sensibilidad de las células a la insulina). Sin embargo, aunque sean los medicamentos más eficaces para disminuir la glicemia, tiene la desventaja que su efecto es de corta duración y este se disipa rápidamente.

La glibenclamida normalmente es un medicamente bien tolerado, cuyo efecto secundario principal es la hipoglicemia, esto quiere decir que disminuye en exceso los niveles de glicemia en la sangre, lo cual puede resultar igual de peligroso que tenerla alta.

Metformina

La metformina forma parte del grupo de las biguanidas y es uno de los medicamentos más usados por su efectividad y seguridad. Este funciona incrementando la sensibilidad del cuerpo a la insulina, estimulando al hígado para que almacene el exceso de glucosa que se encuentra en la sangre. Y además también interrumpe la producción adicional de glucosa por parte del hígado.

Entre los efectos secundarios que se pueden encontrar en el medicamento son la diarrea, náuseas y síntomas que se relacionados al tracto gastrointestinal, también puede reducir los niveles de colesterol y el peso.

Inhibidores de la alfa-glucosidasa

Estos realizan un retraso en la absorción de carbohidratos, esto conlleva a que la absorción de azúcar por medio del sistema digestivo disminuya, lo cual reduce el aumento de glucosa en la sangre después de las comidas, este medicamente puede producir flatulencias.

Derivados de la meglitinida

Los medicamentos como la nateglinida y la repaglinida, tienen un efecto igual al de las sulfonilureas, lo cual se puede resumir en un aumento en la producción de insulina, aunque su acción es aún más corta y es menos utilizada por su alto coste.

Tiazolidinedionas

Siendo los únicos medicamentos en los cuales se ha demostrado que pueden enlentecer el desarrollo de la diabetes. Estos funcionan haciendo que las células del cuerpo sean sensibles a la insulina, pero tiene como inconveniente que su efecto máximo se da cuatro meses después de comenzar el tratamiento, además de los efectos secundarios como el aumento de peso y efectos adversos a la tiazolidinedionas.