¿Qué es la diabetes?

¿Qué es la diabetes?

La diabetes como es comúnmente conocida o según su nombre científico la diabetes mellitus, este nombre proviene del Diabetes que significa “correr a través” y mellitus seria “sabor a miel”. Gano este nombre por haberse encontrado una gran cantidad de volumen de orina que se encontraba cargada de azúcar en las personas que no se trataban de la diabetes.

Es una enfermedad metabólica que afecta los niveles de azúcar (glucosa) en la sangre, presentándose en unos niveles muy elevados a los que normalmente hay dentro del cuerpo humano.

A la azúcar que circula por la sangre se le llama glucosa y esta misma recibe el nombre de glucemia. Cuando la glucemia se encuentra un aumento de esta en el cuerpo humano, es por causa de una deficiencia presentada en la secreción de la insulina, en su acción o también por ambas causas.

La insulina es una hormona que es producida por el páncreas y por medio de esta permite que las células utilicen la glucosa que se encuentra en la sangre como una fuente de energía. Por lo tanto una falla en la producción de insulina o algún defecto con ella, generara un aumento en los niveles de glucosa en la sangre, produciendo lo que se llama como hiperglucemia.

De no controlarse esta afección, a largo del tiempo presentara una serie de dificultades y deficiencias, por causa de los altos niveles de glucosa en la sangre, provocando la alteración de diferentes órganos, en especial los riñones, ojos, nervios, vasos sanguíneos y el corazón.

¿La diabetes es común?

La diabetes mellitus si es una enfermedad que se ha presentado con mucha frecuencia en medio de la población general. Los tipos principales de diabetes que hay en el mundo son la diabetes tipo 1, antes conocida como infanto-juvenil, por darse mayormente entre infantes y jóvenes, y la diabetes tipo 2, conocida anteriormente como la del adulto, por ser estos quienes mayormente la padecían.

Siendo el tipo 2 la mayor cantidad de casos de diabetes presentados, que giran en torno de un 90% y ha ido aumentado de una forma exponencial en los últimos años, siendo el causante de ello los cambios en el estilo de vida, que se ha tornado cada vez más sedentario y la mala alimentación que favorece al aumento del peso de la persona.

Esto ha dado lugar que se acuñe el término “diabesidad”, el cual unifica las dos enfermedades porque se encuentran estrechamente relacionadas (la diabetes tipo 2 y la obesidad). Y es que la mayor cantidad de los casos presentados, el 85% de ellos presenta un exceso de peso.

Anteriormente esta era una enfermedad asociada solo en los adultos pero en los últimos años han sido cada vez más los casos en que los niños presentan diabetes tipo 2 por causa del exceso de peso que tienen.

Y es que la mala alimentación es uno de los grandes factores en estos casos, ya que es más fácil conseguir alimentos ricos en grasas y azucares que alimentos más nutritivos para los niños que se encuentran en una etapa de desarrollo, no es necesario eliminar las azucares y las grasas de la alimentación, pero si es necesario encontrar un equilibrio en la forma en que se están alimentando para prevenir futuras dificultades en la salud del infante.

En cambio la diabetes tipo 1 no se relaciona con el estilo de vida que lleva la persona, sin embargo a pesar de ello, de igual forma ha habido un incremento en su incidencia, aunque ha sido más moderada con relación a la diabetes tipo 2.

 La mayoría de los casos en que se produce la diabetes tipo 2 son por un proceso autoinmune, lo cual produce que las células del páncreas se vean afectas, las mismas encargadas de producir la insulina. Las personas que sufren de este tipo de diabetes deben tratarse con inyecciones diarias de insulina, el número de inyecciones dependerá del grado en que posea la enfermedad.

Entonces se puede diferenciar la diabetes tipo 1, porque este tipo de diabetes se trata con inyecciones de insulina y su causa es más un problema autoinmune que por alguna causa externa, por lo tanto no hay un tratamiento que pueda prevenirlo. En cambio la diabetes tipo 2 se puede prevenir cambiando el estilo de vida, alimentación y pastillas, aunque muchos necesitaran de inyecciones de insulina.